Subscribe Twitter Facebook

miércoles, 25 de noviembre de 2009

La palabra mata la cosa


“… En efecto, mi enseñanza es simplemente el lenguaje, absolutamente ninguna otra cosa…”
(Jaques Lacan)

Si tenemos el nombre, no tenemos la cosa.La palabra mata la cosa y existe la palabra por que la cosa en si no existe.
La palabra mata la naturaleza,ya que nos signa(nos nombra) y nos introduce en el mundo humano; un mundo significado y simbolizado.De ese mundo no se puede escapar, como el animal no puede escapar de su instinto. El ser humano no puede escapar de su falta irreductible de objeto, de su afánisis o (falta en ser).
Estamos condenados a hablar, por esto Lacan no cree que la libertad sea posible para el hombre ya que éste no puede escapar del lenguaje. Si el hombre esta por fuera del lenguaje su vida no es viable ya que aunque no hable ni entienda lo que otros dicen depende de la significacion que los demás le den para poder sobrevivir.El cachorro humano nace prematuro y no puede subsistir sin el cuidado y el sostén de otros de su misma especie.
Pero en la condena del hombre,la palabra, también radica la razón de su libertad y de su potencialidad.
Para los que hacemos terapia sabemos bien el poder liberador que tiene la palabra cuando nos permite expresar y darle materialidad a nuestros sentimientos y deseos más intimos.También hemos sido testigos de cuanto más productivo es poder hablar con otro cuando tenemos algún conflicto y no pasar al acto de la puteada, el portaso o la cachetada!.
También la guacha nos juega malas pasadas cuando se vuelve verborrágica y nos inhibe de dar un buen beso,un abrazo afectuoso o una lágrima sincera.Es cierto que a veces las palabras sobran y están de más no dejando lugar para que se produzcan otras cosas!.
La palabra nos da los placeres más bellos de esta vida cuando nos permite crear,volar,desear o simplemente cuando nos posibilita la descarga mecánica en el acto de hablar, de balbucear, de decir, de expresar, de putear.Cuando nos resguarda en la seguridad de la clasificación, en la certeza de la "frase textual",en la belleza de un poema,en la sagacidad de un juicio atinado, en el consejo de un amigo o en el consuelo de una madre: "todo va a estar bien".
Estamos condenados a hablar y por lo tanto a desear.Estamos condenados a "no llegar nunca", a permanecer en la incertidumbre eterna.Estamos condenados a no tener objeto, a vagar hablantes por este mundo parlante....
Por eso hoy expreso y digo mi deseo de que la palabra nunca muera:Que la palabra nos una, que nos inserte en nuevas redes, que nos conceda el poder de crear,recrear y reelaborar sentidos;que nos denote y nos connote siempre.
Que la palabra nos haga libres en su esclavitud!!.Pido que nos posibilite la afirmación, el pedido, el juicio,la promesa, la queja, la puteada y hasta el delirio; por que la locura es también un derecho!!.

6 comentarios:

MAo dijo...

Me puse intelecutaloide y bue son momentos....jjaj

Carolina dijo...

Esclavizala vos! Convertila en tu amante, en tu sirvienta. Hacele notar que sin vos, ella no es nada! Date el gusto de domarla.

aniita dijo...

La palabra es un mal necesario.
Una vez mi profe de linguistica dijo :"la palabra es la voz del alma, sin ella no existe la comunicacion y sin comunicacion tan solo seriamos cuerpos andantes que respiran pero sin vida"

EscamaRoja dijo...

Aplaudo a la redactora de ese comentario anterior. Disfruto personalmente de esa esclavitud, a pesar de las restricciones q nos impone la tiranía del lenguaje, gracias a el somos lo que somos. Alabama mi estimada. A montarla! ...digo dominarla.

Anónimo dijo...

qué buen blog y qué buenos comentarios!

Anónimo dijo...

Excelente

Publicar un comentario

 
Powered by Blogger