Subscribe Twitter Facebook

jueves, 19 de agosto de 2010

Mal educada


La educación es lo opuesto al análisis.
En la educación un maestro se pone en el lugar
de un sujeto supuesto saber y se constituye como
el "ideal" para sus alumnos, quienes deben renunciar
a sus deseos, al menos momentaneamente. Para
poder alcanzar ese ideal que este sujeto (que
supuestamente sabe), encarna.
El análisis, en cambio, es el proceso por el
cual el analista se destituye como sujeto
supuesto saber, devolviendole al analizante
(el que se analiza) su propia imagen, como un espejo.
La terminación del análisis para un sujeto
puede describirse como un atravesamiento,
como un vaciamiento del otro. Algunos conceptos,
ideas relacionadas con nosotros mismos y con
nuestros otros significativos comienzan a cuestionarse e
incluso a cambiar radicalmente en muchos casos.
Si nos fijamos con atención esos primeros otros
significativos son nuestros propios padres, quienes al fin y
al cabo fueron nuestros educadores. Por ellos, por amor,
y por temor a perder su amor renunciamos a muchas cosas.
Ganamos muchas otras, porsupuesto.
Pero en la educación siempre se pierde algo
del sujeto. Esto es necesario. Pero a veces
lo que perdemos es demasiado.
Digamos que el alumno supera al maestro cuando
puede atravesarlo, cuando logra cuestionarlo.
Cuando las imágenes míticas empiezan a caer,
cuando todos se vuelven indefectiblemente humanos
la vida empieza a tener otro sentido, otros matices.
Y la realidad cobra texturas inimaginables hasta
entonces.
Winnicott decía que para convertirse en hombre
el niño debía primero matar a su padre. Matarlo
simbólicamente, claro. Para que esto suceda
este padre debe dejarse confrontar por este hijo,
erigirse como figura "confrontable" y no como igual.
El parricidio, aunque doloroso es necesario para
convertirnos en adultos.
Finalmente el amor, en un proceso de
desaprendizaje, nos lleva muchas veces
a desencontrarnos con otros, para poder
encontrarnos con nosotros mismos.


No existe rey mas justo que el que abdica....
para dejar
reinar a otros.


Este post esta dedicado a mis padres, quienes me dieron
el amor suficiente para poder valorarlos, la fortaleza
de carácter para poder confrontarlos y la frustración
necesaria para tener el deseo de superarlos.



7 comentarios:

rockcommel dijo...

Se supone que ahora el profesor no enseña, sino que es facilitador del aprendizaje. En fin.

MAo dijo...

Muchas gracias por tu aporte, yo como futura psicoanalista analizo el proceso de enseñanza y aprendizaje desde los factores inconscientes que
se ponen en juego, en especial el fenómeno de la transferencia. Y hablo desde el conocimiento que absorbí desde esa teoría, por que es la que mas me interesa. De pedagogía y elementos formales del proceso educativo, que serian mas bien procesos conscientes, no puedo hablar por no tengo conocimientos profundos sobre el tema.
Muchas gracias por pasar, saludos!

MAo dijo...

Igualmente, ponerse en un lugar mas de "facilitador" que de "supuesto saber" puede implicar mayor libertad para que se ponga en juego algo de la singularidad del alumno o aprendiz. Sin desconocer que esta postura es mucho mas desafiante para el que enseña y mucho mas comprometedora para el que aprende. Es interesante e importante poder cuestionar los discursos hegemónicos. Es un tema que da para charlar toda la noche... jaj

un aparente cronopio.... dijo...

Me pregunto Mao y le pregunto, yendo un poco a la etimologia de la palabra "alumno" que tiene que ver con alimentarse, o alguien que debe recibir alimentación, por lo menos en los procesos conscientes como usted dice.
¿Qué es lo similiar en los procesos inconscientes? ¿El paciente que hace terapia esta dispuesto, de alguna forma, tambíen a alimentarse de las palabras que el psicoanalista le proporciona para que ese alimento se transforme en espejo?
El trabajo de un profesor, también, puede ser convertirse en espejo del estudiante ( y estudiante es aquel que puede cuestionar al profesor, ya no es un alumno que necesita alimentación, sino alguien que puede "atravesar" a su maestro) y de esa forma "matar" al profesor. Es una idea linda, que todo alumno que desea convertirse en estudiente puede pensarla. Yo solo le estoy hablando desde lo consciente, usted es la experta en el inconsciente, asi que solo traté de encontrar alguna similitud.

Un saludo Mao

MAo dijo...

No che yo no soy experta en nada, por Dior que no se ande diciendo eso por ahí. Lo que si soy curiosa, no hay que perder nunca las ganas de saber un poco mas, hay que preguntarse cosas todo el tiempo.
Me gusto tu asociación entre la palabra alumno y alimento. Si hablamos de asociación libre, ya estamos hablando de inconsciente. Habra que ver que connotaciones tiene para usted el aprehender... le dejo eso picando! jaja
Gracias por tu comentario Crono!

un aparente cronopio.... dijo...

Decía Wilde que "experiencia es el nombre que le damos a nuestros errores".
La diferencia es poca, o aprendemos o aprehendemos.
Mi imaginación, un poco desminuída últimamente, me lleva a esta diferencia: el estudiante (aprehende), el alumno (aprende). Asi como aquella persona que se da cuenta que necesita terapia, no porque nadie se lo indique, sino porque siente que algo no esta bien en su vida, y necesita una ayuda externa. Y esto último lo comparo con aquel "estudiante" que empieza la universidad por su propia iniciativa, nadie lo obliga, y por eso la mayoría de los profesores no tomán lista en la UBA. Uno esta ahí porque quiere, entonces tiene la obligación de asistir.
En el caso de los alumnos, me refiero en particular a los de la secundaria, que están ahi, con alguna excepción, por obligación, porque sus padres le imponen ese camino. En este caso ellos van a "aprender", ya que ellos solo escuchan y hacen lo necesario, en el mejor de los casos, para aprobar cada materia.
Aprehender es asir, es tomar algo con fuerza, y eso hacen los estudiantes, guardan sus conocimientos porque se sabe que van a ser esenciales para su futuro.
En el caso de la psicología, le pregunto, ¿usted cree que los pacientes pueden dividirse en estudiantes y alumnos?
Y en el caso que se fracase con algún paciente, ¿incide la actitud de estudiante o alumno que pueda tener ese paciente?

Tambien le dejo preguntas, pero no picando, en mi mundo continuamente esta lloviendo, asi que la pelota no pica, tendrá que poner un poco mas de usted y patear la pelota desde el barro. Si es que usted así lo desea.

Un saludo

Anónimo dijo...

flojo el debate q se armo mao, sabes q yo estoy completamente de acuerdo con lo que puiste sea q tenemso la mente de psicoanalista ya... en fin un placer leer lo q escribir, un beos grande lu

Publicar un comentario

 
Powered by Blogger