Subscribe Twitter Facebook

martes, 20 de abril de 2010

Reivindiquemos el derecho de Omar a estar enamorado


Omar era un chico de 24 años, un joven como cualquier otro: estudiaba,
tenia amigos, era una buena persona. También escribía cuentos muy
interesantes y hasta extraños, alguna veces. Salia, le gustaba leer y
ver películas.
Pero Omar guardaba un secreto que lo corroía, que lo mortificaba
y que lo preocupaba. Omar nunca se había enamorado, ni una vez.

A lo largo de su vida había mirado muchas películas en donde veía
como los personajes se enamoraban, y como expresaban
toda una serie de sentimientos apasionados, sensuales y hasta
dolorosos como consecuencia de ese "amor" que parecían sentir.
Asimismo, leyó libros, novelas de amor. Y escucho a todos sus amigos
contarle sobre como no podían olvidar a ese gran amor del colegio,
de la facultad, o del jardín de infantes.

Omar, decidido a enamorarse, procedió entonces a hacer un casting de
chicas, (y hasta algunos chicos) con el fin de encontrar a "esa" persona
que finalmente lo enamorara. Todos los fines de semana, acompañado
de algún buen amigo que se solidarizaba con su causa, él se ponía sus
mejores ropas, se perfumaba y se disponía a conocerla.
Pasaron las semanas y los meses, pero Omar parecía no encontrar
el amor. Pareciera como si a Omar le faltara un gen, o alguna
partícula que le permitiera sentir "eso" que tanto anhelaba sentir.
Por que en esta vida nos puede faltar muchas cosas pero no podemos
morir sin haber experimentado esa sensación de estar enamorados.
Eso que nos hace volar sin necesidad de movernos del suelo,
que amplifica nuestros sentidos, nuestra percepción y que nos conecta
con el infinito, con el Universo, con Dios.

Entonces el problema de Omar paso de ser un problema de polleras
a convertirse en un problema filosófico, místico, y hasta religioso. Omar
estaba enojado con Dios por su falta. Con todo derecho reclamo enojado y
ofuscado al altísimo por que estaba en deuda con él. No le había dado algo
que le correspondía por derecho propio, por el solo hecho de ser humano,
de ser hijo de Dios. No le había concedido el derecho a estar enamorado.

Así fue que Omar decidió llevar su queja hasta los estratos más altos
de todas las iglesias del mundo. Omar inicio una demanda contra todas
y cada una de las Iglesias existentes, contra todas las religiones y dogmas.
Como buen abogado que estaba destinado a ser, elevo una querella
al Papa, al gran Ayatolá Alí Al Sistani, a Buda, a la Virgen María, a la
Madre Teresa, al padre Mario y hasta al rabino Ovadia Yosef.
Pronto, el mundo entero comenzó a hablar de su causa que se
convirtió en un movimiento mundial. Omar aparecía en la CNN,
en la BBC de Londres y hasta estuvo en vivo en el programa
de Larry King.
El mundo entero abogaba por la causa y se solidarizaba con su
cruzada, una cruzada por el amor.

Una mañana de otoño Omar se sintió extraño, tenia palpitaciones,
sentía una fuerte presión en el pecho, un calor en todo el cuerpo,
le sudaban las manos, tenia el estomago cerrado, como un nudo
y sentía una energía desbordante que le recorría todo el cuerpo.
Sin saber exactamente que le pasaba se dirigió al espejo del baño.
Cuando vio su reflejo, Omar se dio cuenta, así de repente, como
una epifanía, de que estaba enamorado.
Se sonrió, mirándose al espejo y se dijo a si mismo: "Siempre había
estado enamorado, de estar enamorado
".

Entonces, Omar descubrió que no le faltaba nada, y que en realidad
era como cualquiera de los mortales. Solo que su objeto era mucho más
vasto y profundo que el de la mayoría. Más abstracto quizá, pero
objeto al fin.
Desde ese día Omar es el hombre más feliz del mundo, por que
solo él sabe lo que es vivir enamorado y no sufrir jamas por amor.
Por que mientras él viva, su objeto no morirá, ni mutara, ni se
marchara.
Omar es el hombre más afortunado del mundo. Siempre lo fue,
solo que él no lo supo, hasta mucho tiempo después....





Gracias Omar, por la inspiración!.

3 comentarios:

omarjorda dijo...

Me gustó mucho y me siento identificado casi completamente. La parte q no me identifica en nada es la del casting de chicos, xq pese a q a veces se asocia al arte con la bisexualidad xq esta sería un buen paso para la expresión más completa del hombre; no me llevo bien con los putos y es xq lamentablemente nosotros los heterosexuales no nos defendemos en manada como hacen ellos; y a ellos tampoco les caigo bien jaja.Un abrazo y me alegro haberle sido útil como "muso" inspirador :)

MAo dijo...

JAja que conste en actas y publicamente que eso de los "chicos" fue invento mio.Eso es la parte ficcional del cuento, no tiene nada que ver con el verdadero, que solo corteja damicelas!
Viste que cuando uno escribe lo hace propio al personaje, mas alla de la verdadera persona que
puede incluso distar mucho. Me alegro te haya gustado y gracias de nuevo por tu inspiracion!.
UN abrazo!

Mujer pero Sincera dijo...

Ay!!!! OMARRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!..
Omar esta enamorado de su vegetarianismo, de ir al gimnasio y sentarse a pensar cual es su pose mejor, como le convienen las chicas, si mas altas o mas bajas que el.. esta enamorado de sus amigos, de guitarrear y cantar, y que le digan BETO CUEVAS y ponerse a reir, y contagiarme la risa, todo el tiempo todo todo todo el tiempo..

De las tetas de ANA en el corto que vimos filmar, de su madre y las anecdotas del abuelo Rene, Omar está enamorado de seguir adelante, de deprimirse, de pensar, de repensar, de desesperar...

Omar no se da cuenta que todos estamos enamorados de el.. pero nos juntamos, y se rie de manera que se sabe, que lo intuye..
que lo intuye!

TE QUIERO OMARRRRRR!

Publicar un comentario

 
Powered by Blogger