Subscribe Twitter Facebook

domingo, 29 de enero de 2012

La mocita


Andaba masoquiandose la mosa por la vida,
como de costumbre. Cuando de repente dio se
cuenta de algo sumamente importante...

Ya no lo extrañaba!.

Ya no lo extrañaba a aquel zopenco mal
nacido,que la había hecho sufrir tanto a la
mocita con ese talante de mocito bravo y
atrevido. Y con esa cobardía tan pero tan
cierta como que descendia de los Inca.

El problema es que la mosa ahora andaba
en otro lió..

Resulto ser que ahorita le gustaba uno
que no solo era buen tipo, sino que al parecer
también la quería.

1 comentarios:

SAUDADES DA VOLTA dijo...

Genial la mocita. En hora buena por vos y por la mocita que ya no extraña al zopenco.
Te espero por mi casa

Un abrazo,

Luis Carlos

Publicar un comentario

 
Powered by Blogger